Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

zoonpolitikom I

  • La migración irregular: factura capitalista

     

    César Ramírez

    @caralvasalvador

    La migración irregular es un producto capitalista, no es una condición voluntaria, es a lo sumo un acto desesperado que responde a las necesidades más apremiantes de la vida familiar como la economía, seguridad, salud y tiempo de realización personal. El tiempo de realización personal significa la meta de conformar activos de seguridad para el núcleo familiar o individual: matrimonio, bienes materiales, educación para hijos e hijas, correspondencia con familiares sanguíneos etc. este pequeño y empírico esquema no es la totalidad del universo de los migrantes, sino una serie de condiciones reincidentes o recurrentes que provoca el círculo vicioso del capitalismo en nuestras naciones; es el capitalismo que ahoga a las clases más vulnerables, que comprendiendo su colapso abandonan todo, porque no existe otro destino posible en nuestras naciones, entonces los jefes de familia, jóvenes, mujeres, etc. saben que su tiempo de realización termina, optan consciente o inconscientemente por la emigración o envejecerán en la prisión del capitalismo periférico.

    Reformar el modelo capitalista es la meta, se debe humanizar, esta situación que muchos califican de filosofía, debe iluminar el espíritu de los gobernantes (incluidos legisladores, jueces, religiosos etc., en sus pequeños reinos) solo entonces responder: ¿qué hacemos para construir una realidad diferente en nuestra nación? ¿qué realidad les espera a los trabajadores en los siguientes diez años? ¿acaso las promesas electorales contendrán la decisión de emigrar?

    Es extraño que no se hable del capitalismo como factor generador de la emigración, nadie lo dice, ni siquiera se mencionan las palabras reformas capitalistas ¿es pecado promover reformas en el sector agrario? ¿es comunismo hablar de los derechos de los trabajadores del campo? ¿por qué no otorgarles la carta ciudadana a todos los trabajadores con seguro social, educación, salud? puesto que la ausencia de esta calidad es el motor de la emigración en general.

    ¿Qué hacer? necesitamos reformar o humanizar al capitalismo, perseguir la corrupción, aplicar la ley, que la institución judicial funcione; al reflexionar sobre los millones de millones “extraviados” en las administraciones de ARENA que debieron utilizarse en beneficio del pueblo, no solo se hubiese contenido la migración, sino que habríamos logrado un desarrollo nacional notable.

    Y hablamos solo de los años a partir del Acuerdo de Paz, a pesar que antes de ellos existió la mayor emigración de salvadoreños hacia el mundo por la guerra civil, además los terremotos y desastres naturales; ahora por factores colaterales (narcotráfico, violencia, inseguridad, etc) son potenciados por el modelo capitalista, pero no se piense que es una diatriva contra el capitalismo en general, se trata de honrar con salarios dignos a los trabajadores, reconocer sus derechos, afiliarles al Seguro Social, impuestos a los grandes capitales y sus propiedades, el derecho al agua, etc., que en general significa “humanizar al capital” reformarlo en beneficio de los trabajadores.

    Hemos sufrido como nación: guerra civil, violencia y violación de los derechos humanos, elementos que producen la migración de las poblaciones históricamente, me parece que el modelo debe reformarse a favor de los trabajadores, combatiendo los factores que provocan inseguridad social, de lo contrario las migraciones continuarán y ningún muro detendrá la esperanza de un mundo mejor para los pobres.

    www.cesarramirezcaralva.com.

     

  • Negociar: quiebra económica o gobernabilidad

     

    César Ramírez

    @caralvasalvador

     

    La anterior afirmación parece ser el panorama que envuelve a la nación en estos momentos, un escenario desolador puesto que si la negociación política entre los partidos políticos falla, el resultado es la incertidumbre social con baja calidad de vida.

    Si el modelo neoliberal ha fracasado en toda la línea y los mismos organismos internacionales han emitido opiniones contra esa tendencia, acá no se debe continuar con esa proyección que en nuestra realidad también es un fracaso, por ejemplo: el sistema de pensiones, el modelo agrícola importador, la privatización de la energía eléctrica, la supresión de impuestos a los grandes capitalistas etc. cuando el mismo FMI en su artículo: “Neoliberalismo: ¿promocionado en exceso?” firmado por Jonathan Ostry, Prakash Loungani y Davide Furceri, ( EFE 06JUN016) ha criticado el modelo neoliberal, expresando sus opiniones adversas especialmente en la política de austeridad por la obsesión por la reducción del déficit fiscal, la desregulación financiera y perdiendo de vista la desigualdad de ingresos económicos que han generado grandes problemas sociales. Si este modelo no tiene futuro, se debe proponer otro. El propio FMI (20JUL016) ha recomendado para la nación: Revertir el crecimiento de la deuda y déficit, evitar los impuestos que distorsionan la actividad económica, reducción del gasto público, reforma al sistema de pensiones, inclusión financiera, mejorar la inversión y el crecimiento, reducir la delincuencia y corrupción. No obstante, muchos de estos lineamientos se reducen a la voluntad política del partido opositor ARENA, sin ese instituto no es posible cambiar el rumbo de la nación que iniciará un camino hacia la crisis económica.

    Y si este panorama económico es parte del pastel de planificación política de ARENA, incluye la condición de gobernabilidad que implica al poder ejecutivo; mientras el poder legislativo no logre consenso o mayoría calificada para obtener soluciones el problema se agiganta; como si fuera poco el poder judicial no ejerce pronta y cumplida justicia, acá se olvidan que vamos a bordo del mismo barco, la condición de negociación entonces se reduce a lograr acuerdos económicos en general y contribuir a la gobernabilidad, lo cual también tiene límites internos y externos, uno de ellos es el impago, otro el bloqueo constitucional a bonos, o simplemente la negación de los votos para préstamos al desarrollo, etc. entonces se debe buscar soluciones.

    ¿Fin-inicio del diálogo político? ¿quiebra económica o gobernabilidad? Aunque este dilema es empírico, a grandes rasgos parece ser la barrera que nos separan de la estabilidad social, la pregunta estratégica es ¿por qué no negocia el partido ARENA?... en esencia porque a sus líderes millonarios no les afecta ni la quiebra económica, ni la gobernabilidad, puesto que tienen su capital fuera de la nación y poseen mini ejércitos de guardianes privados.

    En el caso de perder control de la situación (económica o gobernabilidad), una condición extrema para todos, obligará al Estado a invocar la Constitución de la República como último recurso, si acaso no cambia el panorama.

    Me parece que el tiempo de negociación política se agota, porque el reloj económico puede detener su marcha a cualquier hora de un día político, nuestro barco de gobernabilidad no tendrá más combustible, esperemos que no suceda.

    www.cesarramirezcaralva.com

     

     

     

     

  • TPS y fin del sueño americano

     

    César Ramírez

    @caralvasalvador

    El sueño americano como concepto liberador de la pobreza obligada del capitalismo periférico, llega a su fin con el anuncio de la actual administración norteamericana.

    Un sueño – de trabajo temporal- que abrazó a centroamericanos, haitianos y muchos más refugiados económicos en Estados Unidos que huían de las calamidades locales de sus naciones, hoy llega a su fin, así lo ha anunciado John Kelly secretario de Seguridad Nacional de EEUU (O1JUN017); esta declaración parece la continuación de la campaña electoral del año pasado, cuando el entonces candidato presidencial lanzó la bandera amenazante de la deportación a los mexicanos (latinoamericanos) acusándoles de delincuentes, un discurso muy parecido al de Hitler cuando acusó a los judíos de todos los males de la humanidad, pero ahora Mr. Kelly divulga que pronto serán amenazas cumplidas.

    Son miles de salvadoreños que pueden ser afectados a mediano plazo con esta situación, ¿qué hacer? me parece que la defensa de los nuestros emigrantes debe iniciarse en Estados Unidos, con todas las leyes de protección a los trabajadores; los consulados son los llamados a esta enorme tarea por los derechos humanos, de igual manera en la protección de sus bienes y familias, tal como lo ha hecho México, pero aún más, es un tema que incluye a la nación en la solidaridad con estas familias que pueden ser expulsadas de Estados Unidos.

    En México se propuso un impuesto de solidaridad a favor de los deportados para construir un fondo de contingencia, un modelo de soporte económico que permitiría la creación de un centro de datos por especialidad laboral, que les ayude en su nueva condición de refugiados internos… no es tan extraviado contemplar empleos temporales en sus especialidades.

    De igual forma el centro de los repatriados permitiría un control de deportados con antecedentes delictivos, orientación económica de inversión, ingreso al sistema de pensiones puesto que sus ahorros pueden prever su tiempo de jubilación.

    La creación de un centro del emigrante podría ser un instituto que proponga soluciones posibles ante la llegada de cientos o miles de repatriados, las propuestas deben contener soluciones a largo plazo, al final la emigración continuará a pesar de todo, si no es al Norte podrá ser a otra zona que permita una vida con dignidad.

    Una solución ideal es convertir el TPS en antecedente para optar a la residencia norteamericana, considerando el buen comportamiento y el pago de impuestos a cambio de un período de trámites legales, tal cual se propuso el año pasado como debate electoral en Estados Unidos, no obstante, la nueva administración no ofrece alternativas posibles.

    Algunos compatriotas me expresaban su incertidumbre, otros optan por la clandestinidad laboral, algunos han comenzado a transferir sus bienes, al igual que sus activos financieros, han arreglado sus pasaportes y disminuido a cero las compras de los artículos de lujo, no más inversiones de largo plazo y comienzan a enviar sus ahorros a familiares a cuentas locales; en realidad como dice el refrán: soldado avisado no muere en la guerra. En general la situación es alarmante, tanto por la separación familiar como por el incierto futuro de retornar al país… pensar que existe sabotaje económico a nombre de la constitución, cuando es momento de ayudar a nuestros compatriotas, ahora es tiempo de solidaridad, solo recordemos como han contribuido con sus remesas al PIB.

    www.cesarramirezcaralva.com

     

     

  • Fin (inicio) del diálogo político

     

    César Ramírez

    @caralvasalvador

    Hemos presenciado la negación de votos para donaciones de carreteras rurales, caída en el impago, ausencia en la aprobación del presupuesto nacional, negación a la reforma al sistema de pensiones, iniciativas para entorpecer al SITRAMSS, oposición al impuesto predial, etc. la resultante de estas contradicciones a la administración pública pretenden que el tren del desarrollo se descarrile en menos de un año plazo, puesto que es el momento electoral, lo cual beneficiará a sus aspiraciones a costa del empobrecimiento colectivo.

    ¿El fin del diálogo político? es una etapa donde las partes endurecen sus posiciones considerando que poseen la iniciativa en la fuerza táctica y estratégica, lo cual sucede como elemento de “moneda de cambio”, entonces un actor parece ceder en un aspecto a cambio de otro movimiento a favor, por ejemplo: negociamos el presupuesto nacional a cambio de “reformar las pensiones con nuestra posición”, “aprobaremos nuevos bonos para el Estado si eliminamos el SITRAMSS”, etc. las lecturas de estas posiciones parecen no tener solución a corto plazo, tal parece que se prolongarán hasta el siguiente año, ocasionando un daño incalculable a la imagen nacional y su futuro inmediato; lo cual en esencia significa que se abren las puertas de la incertidumbre monetaria, tanto por el incumpliendo en el pago de las pensiones, como en el aumento de los intereses de los compromisos adquiridos con organismos internacionales, repitiendo el escenario de otras naciones que obligará al Estado a decretar emergencia nacional, lo cual no es solo por desastres, sino también por colapso económico como la crisis de 1931.

    También es necesario realizar un inventario del control de daños en diversos aspectos ocasionados por estas circunstancias del “fin del diálogo”: pérdida de carreteras rurales, pérdida de donación en caso de desastres naturales, ausencia de nuevos proyectos en salud, educación, infraestructura, caída en el desarrollo nacional, impago de pensiones… cuantificar esos proyectos significa un duro golpe al proyecto de nación.

    Parece que el barco tiene un motín a bordo, la historia demuestra diversas soluciones, pero no se trata de respuestas como en el Viejo Oeste norteamericano, ni los dramas del siglo pasado que abolían la constitución en cuestión de horas, ni las sustituciones administrativas proclamando otra persona que no cambiará el origen de las injusticias ¿será que no aprendemos de la historia?

    Los políticos saben que no pueden ganar todo, que debemos llegar a buen puerto, que las elecciones solo son una fotografía de la nación y que muchas encuestas favorecen a un buen gobierno. Las redes sociales han cambiado los modelos de comunicación, así como las acciones sociales, afectan las percepciones económicas etc., aunque parezca que estamos al borde del abismo, la apertura de los entendimientos puede ser posible, porque hay buenas noticias: la seguridad avanza, la inversión internacional se fortalece, existe estabilidad económica, hay esperanzas que el presupuesto sea aprobado y las medidas cautelares de la Sala Constitucional parece que no serán eternas, además un Cardenal bueno ilumina el oscuro camino salvadoreño… ¿fin al diálogo político? o ¿inicio del diálogo de realidades que nos afectan a todos? me parece oportuno reiniciar el diálogo, es tiempo de retomarlo para llegar a las elecciones con buenos mensajes a la nación.

    www.cesarramirezcaralva.com

     

  • De la corrupción visible y la secreta

     

    César Ramírez

    @caralvasalvador

    Existen casos emblemáticos visibles como: Finsepro-Insepro, CEL-ENEL, los fideicomisos estatales, el expediente de $11 millones del ISSS, Diego de Olguín, la donación de la República de China de Taiwán, evasión de impuestos… etc., pero también existe ese acontecimiento oculto que implica los sobresueldos (eventos divulgados en las redes sociales y algunos medios de comunicación) que implican a funcionarios de las anteriores administraciones del partido ARENA, pero connota en esencia el dinero oculto al Ministerio de Hacienda que no solo demuestra evasión de impuestos, sino en esencia un delito puesto que algunas personas nominadas recibían asignación gubernamental.

    Los funcionarios implicados con esta dádiva han expresado opiniones opuestas, mientras algunos afirman que son ficciones, otros niegan haberlos recibido y finalmente terceros los justifican por su “calidad de trabajo”. La lista contiene personalidades del partido opositor de primer nivel, con ramificaciones sobre su quehacer profesional y familiar, debido al nivel de penetración en la opinión pública ¿Qué acaso no existe defensa en una acción de esta naturaleza? si es difamación a su nombre y trayectoria ¿por qué no acuden a los tribunales? la justicia por su parte, en el momento de un delito conocido ¿por qué no actúa de oficio?... no se trata de creer o no en las noticias de “sobresueldos” en las redes sociales, se trata de la verdad de un evento oculto a la opinión pública; no obstante, al principal implicado, el expresidente Antonio Saca es al único que han acusado y paga en estos instantes con cárcel pública por un dinero que recibieron terceros del partido ARENA, esta imagen se parece a la frase: “lo dejan morir solo” aunque acá la figura es repugnante: “cobraron todos, pero paga solo él”.

    Es mejor retomar los conceptos ya escritos en artículos anteriores: “Corrupción y maltrato público”. “Definición de Corrupción: es la acción o inacción de una o varias personas reales que manipulando los medios de un sistema, en beneficio propio y/o ajeno, tergiversan los fines del mismo en perjuicio del conjunto de ciudadanos para, por y a través de los cuales el sistema fue ideado para servir y beneficiar. Corrupto (actor del hecho) Es la persona real que por volición propia y/o ajena y con intención cognoscitiva premeditada, maneja uno o varios medios de un sistema público y/o privado para beneficiarse para sí y/o para otros de los resultados que este manejo tendencioso produce, en contra del universo de individuos para los cuales el sistema fue ideado para servir y beneficiar. Corruptor (actor e incitador al hecho) Es la persona real que con volición propia e intención cognoscitiva premeditada y alevosa induce, incita y/o coacciona a otra a corromperse e integrarse así al sistema de corrupción pública institucional”.

    Estos acontecimientos de corrupción sistemática, implican un modelo crónico de mal manejo de fondos de los dineros del pueblo, porque son nuestros impuestos, que sin control deterioran la calidad vida de los salvadoreños por actos “ocultos” en beneficio de funcionarios públicos… y la justicia debe ejercer su función, la justicia debe pronunciarse por la verdad que no es otra que la defensa del bien público. Creo que el expresidente morirá solo dos veces: una por el abandono de sus compañeros y otra por la traición.

    www.cesarramirezcaralva.com

  • Racionalidad pública y política

     

    César Ramírez

    @caralvasalvador

    Helio Jaguaribe anotó en su artículo: Experiencias y perspectivas del desarrollo: “La racionalidad pública es la racionalidad de tipo instrumental y de tipo interaccional, con la cual son adoptadas decisiones públicamente relevantes.” En términos mínimos se refiere a la previsión a mediano o largo plazo de las decisiones que convienen a la nación, independiente de la ideología del gobierno y la parte interaccional a la legitimidad proveniente del respaldo democrático en eventos de alternancia política. Estos temas clásicos en algunas naciones están acompañados del concepto “sostenibilidad”, es sorprendente que nuestra nación carece de criterios o leyes que nos permitan una proyección de esta naturaleza.

    Mientras José Antonio Crespo en su artículo: Racionalidad política de la democracia (ESTUDIOS. filosofía-historia-letras Verano 1989): “la sociedad moderna ha sido definida en términos generales como aquélla organizada de tal forma que pueda optimizar el aprovechamiento de sus recursos sociales y naturales y cumplir de la manera más eficaz las necesidades básicas de toda sociedad (los llamados requisitos universales). Es decir, la que adopta en sus procesos sociales la racionalidad como norma de funcionamiento. Evidentemente no se trata de una racionalidad vacía, constituida como un fin en sí mismo, sino más bien de la idea de adoptar los medios más adecuados para la consecución de ciertos fines últimos, que no son otros que los que los griegos adjudicaron al Estado; el logro del mayor bienestar para el mayor número posible de habitantes, o en otras palabras, el bien común en su más amplia acepción”.

    Estos conceptos de racionalidad pública y política, difieren en una democracia por el discurso electoral, constitucional o el modelo de gobernación; es el caso de nuestra realidad interpretada en forma rampante por criterios constitucionales voluntaristas, que provocan conflictos innecesarios que concluyen en daños a la población en general a largo plazo, con una resultante económica, social, de seguridad pública que deteriora cualquier plan de gobierno a corto plazo como en los casos de: SITRAMSS, la medida cautelar contra los $900 millones en bonos, FONAT, calificación política de funcionarios públicos electos en instituciones nacionales, proceso electoral etc. las interpretaciones constitucionales deben coincidir con el bien común, el buen vivir, la tolerancia entre ciudadanos, los objetivos estratégicos para superar la calidad de vida, pero esos criterios parecen ciencia ficción en nuestra realidad.

    La lectura de la constante negación en la aprobación de préstamos para carreteras rurales, catástrofes nacionales, impuestos prediales, etc. coinciden en la pérdida de la racionalidad pública y política, porque se abandona al pueblo a su suerte, a la intemperie de la pobreza puesto que todos perdemos en todos los niveles.

    Es importante que recuperemos la racionalidad pública y política en la interpretación de los proyectos a largo plazo, puesto que ellos son un seguro para las futuras generaciones, construyendo acuerdos de esa naturaleza, me parece que podemos avanzar como nación, incluso se impone que la Sala Constitucional elimine su errónea interpretación que solo daña a los ciudadanos de a pie, los trabajadores.

    El diálogo es un mecanismo que no ha perdido su vigencia en tiempos difíciles, es hora de retomarlo.

    www.cesarramirezcaralva.com

     

  • En defensa del SITRAMSS

     

    César Ramírez

    @caralvasalvador

    La Constitución de la República en su artículo 1 El Salvador reconoce a la persona humana como el origen y el fin de la actividad del Estado, que está organizado para la consecución de la justicia, de la seguridad jurídica y del bien común. En consecuencia, es obligación del Estado asegurar a los habitantes de la República, el goce de la libertad, la salud, la cultura, el bienestar económico y la justicia social.

    El SITRAMSS es un bien común que transporta a más de 45 mil ciudadanos a sus empleos diariamente, ningún otro transporte tiene la capacidad de conducir a los trabajadores en condiciones tan ventajosas, además es cultura, salud, libertad y propicia el bienestar económico de sus empresas, las familias y fortalece el tejido social hacia una nación con dignidad en su transporte colectivo.

    El 17 de septiembre de 2015 publique lo siguiente: “Podemos afirmar que la Constitución es la lectura del derecho, la política y las instituciones que coinciden con los intereses de la nación. No obstante parece que ahora nos enfrentamos a una nueva paradoja por las lecturas de la Sala Constitucional la cual se divorcia de los intereses populares, ejemplo: el caso de la aprobación de los $900 millones para la seguridad nacional, el voto cruzado, intervención en el TSE, etc. además la admisión de la demanda inconstitucional contra el SITRAMSS… esperemos que la Sala apoye los intereses populares para enfrentar al terrorismo y contribuya por la dignidad del transporte colectivo de la nación”… ahora dieciocho meses después (11MAY017), observamos que la lectura de la Sala Constitucional responde a los objetivos antipopulares y grupos económicos monopólicos, que unidos a un organismo político pretende dañar a los grandes conglomerados de los trabajadores que usan ese medio de transporte colectivo.

    Uno comprende la desesperación de las clase pro-oligárquica que derrotada en los proyectos sociales, se aferra al bastión jurídico más conservador de la nación, con interpretaciones retorcidas que no ayudan en nada a los trabajadores, ni benefician a los grandes sectores populares, ni siquiera apoyan los procesos electorales con sus intervenciones “extrañamente” confusas de último minuto, como pretendiendo engendrar una nueva tragedia salvadoreña en cada decisión “inapelable” de su pequeño reino de cuatro abogados, que dañan a seis millones de salvadoreños; enunciemos algunos fallos “inapelables”: la eliminación de los diputados suplementes los cuales están legitimados en el art. 129 constitucional, además la calificación de afiliación partidaria que suprimió nombramientos genuinos de ministros y magistrados del TSE, la eliminación del fondo nacional por accidentes de tránsito, la medida cautelar de los $900 millones más sus intereses que propicia la mala imagen de la República en foros internacionales… estos elementos conforman un cuadro que nos acerca a la desobediencia civil puesto que es un gobierno de jueces que no ha sido electo por el pueblo, parece una maquinaria del mal constitucional con un destino contrario al bien común; la Sala Constitucional parece ser la madre de la nueva tragedia salvadoreña, construye violencia, siembra desesperanza y humilla a los trabajadores en su tiempo de llegada al empleo porque ahora no habrá control de tiempo.

    Si la Constitución es la máxima norma de un Estado, usualmente coincide con la vocación de la nación… pero estas disposiciones de Sala Constitucional no construyen República, estas acciones nos llaman a la acción popular contra la nueva tiranía de la banda de los cuatro.

    www.cesarramirezcaralva.com