Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

De la corrupción visible y la secreta

 

César Ramírez

@caralvasalvador

Existen casos emblemáticos visibles como: Finsepro-Insepro, CEL-ENEL, los fideicomisos estatales, el expediente de $11 millones del ISSS, Diego de Olguín, la donación de la República de China de Taiwán, evasión de impuestos… etc., pero también existe ese acontecimiento oculto que implica los sobresueldos (eventos divulgados en las redes sociales y algunos medios de comunicación) que implican a funcionarios de las anteriores administraciones del partido ARENA, pero connota en esencia el dinero oculto al Ministerio de Hacienda que no solo demuestra evasión de impuestos, sino en esencia un delito puesto que algunas personas nominadas recibían asignación gubernamental.

Los funcionarios implicados con esta dádiva han expresado opiniones opuestas, mientras algunos afirman que son ficciones, otros niegan haberlos recibido y finalmente terceros los justifican por su “calidad de trabajo”. La lista contiene personalidades del partido opositor de primer nivel, con ramificaciones sobre su quehacer profesional y familiar, debido al nivel de penetración en la opinión pública ¿Qué acaso no existe defensa en una acción de esta naturaleza? si es difamación a su nombre y trayectoria ¿por qué no acuden a los tribunales? la justicia por su parte, en el momento de un delito conocido ¿por qué no actúa de oficio?... no se trata de creer o no en las noticias de “sobresueldos” en las redes sociales, se trata de la verdad de un evento oculto a la opinión pública; no obstante, al principal implicado, el expresidente Antonio Saca es al único que han acusado y paga en estos instantes con cárcel pública por un dinero que recibieron terceros del partido ARENA, esta imagen se parece a la frase: “lo dejan morir solo” aunque acá la figura es repugnante: “cobraron todos, pero paga solo él”.

Es mejor retomar los conceptos ya escritos en artículos anteriores: “Corrupción y maltrato público”. “Definición de Corrupción: es la acción o inacción de una o varias personas reales que manipulando los medios de un sistema, en beneficio propio y/o ajeno, tergiversan los fines del mismo en perjuicio del conjunto de ciudadanos para, por y a través de los cuales el sistema fue ideado para servir y beneficiar. Corrupto (actor del hecho) Es la persona real que por volición propia y/o ajena y con intención cognoscitiva premeditada, maneja uno o varios medios de un sistema público y/o privado para beneficiarse para sí y/o para otros de los resultados que este manejo tendencioso produce, en contra del universo de individuos para los cuales el sistema fue ideado para servir y beneficiar. Corruptor (actor e incitador al hecho) Es la persona real que con volición propia e intención cognoscitiva premeditada y alevosa induce, incita y/o coacciona a otra a corromperse e integrarse así al sistema de corrupción pública institucional”.

Estos acontecimientos de corrupción sistemática, implican un modelo crónico de mal manejo de fondos de los dineros del pueblo, porque son nuestros impuestos, que sin control deterioran la calidad vida de los salvadoreños por actos “ocultos” en beneficio de funcionarios públicos… y la justicia debe ejercer su función, la justicia debe pronunciarse por la verdad que no es otra que la defensa del bien público. Creo que el expresidente morirá solo dos veces: una por el abandono de sus compañeros y otra por la traición.

www.cesarramirezcaralva.com

Dejar un comentario

Optional