Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

Emigración centroamericana y existencia mediática

 

César Ramírez

@caralvasalvador

Las caravanas de hondureños y salvadoreños hacia Estados Unidos son mediáticas, incluyen el espectro de las comunicaciones sociales: Twitter, WhatsApp, Facebook, Instagram, Youtube, además la tradicional prensa escrita, radio, celulares (con roaming), televisión etc. mientras en grupos locales se implementan rumores, reuniones clandestinas, citas opacas de pequeños grupos delictivos, incluso eventos de familias nucleares con niños y niñas; así la emigración es una convocatoria abierta en el punto partida, con la extraña situación que arrancan a pie; una caminata de aproximadamente 3, 400 kilómetros hasta la frontera de Estados Unidos, son visibles por la espontaneidad de emigrar.

No existe una organización o líderes conocidos, tampoco un referente de consulta, en algunos casos se publica un teléfono apócrifo, en otros un pseudónimo firma un anuncio público, no ofrecen ninguna garantía de credibilidad… la legalidad no existe, mucho menos la responsabilidad civil, no es conocida una seguridad mínima para las personas que aceptan este viaje.

Mientras las autoridades han denunciado que estas movilizaciones son gestionadas por coyotes o traficantes de personas sospechosas, el signo principal es el alto riesgo personal de la propia vida del emigrante, no existe garantía que lleguen a Estados Unidos, es una aventura a la tragedia. Todo ello cubierto por redes sociales.

Si durante décadas la emigración ilegal hacia Estados Unidos fue clandestina, individual, sigilosa, con el propósito de no delatar su intento al cruzar la frontera “a cualquier costo y riesgo”, ahora cientos de hondureños y salvadoreños anuncian su intención de atravesar la blindada frontera estadounidense, en un extraño episodio público que anuncia el cometimiento de un ilícito, es como si el zorro anunciara su visita al gallinero… con redes sociales.

En todo caso se trata de personas que pueden considerarse refugiados económicos, con una calidad humana que les otorga huir por diversas razones de su nación original, pero el estatus de protección de organismos internacionales también tiene límites que poseen las naciones receptoras como Guatemala, México o Estados Unidos, considerando que las caravanas demorarán meses en llegar a la frontera, su extraño mensaje es político para los norteamericanos con sus elecciones de noviembre.

El uso de redes sociales para una caravana centroamericana parece una elaborada maniobra política, que comunica desesperación de un grupo social excluido económicamente, son visibles en sus demandas básicas, “sin nada que perder” pero su meta final puede tardar meses en concluir, no obstante, en redes sociales ha cumplido su objetivo… existen mediáticamente.

www.cesarramirezcaralva.com

 

 

 

Dejar un comentario

Optional