Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

  • Juventud-destino: XVIII Cumbre Iberoamericana

    30OCT008.JPG



    Caralvá

    Los temas que en profundidad tocan nuestra región están cargados de elementos políticos, históricos y sociales, temas como la cooperación, el comercio internacional, la economía regional, las relaciones entre nuestras naciones y los Estados Unidos de América, son algunos puntos de encuentro y desencuentro. Pero existen algunos que pueden resaltarse entre ellos el carácter latinoamericano junto a España y Portugal por la integración comercial, educación, Derecho Internacional, que van perfilando esquemas de comprensión y entendimiento entre la clase política iberoamericana.
    La sola mención de Estados Unidos y Cuba polariza una enorme lucha desigual en todos los planos y en todas las categorías imaginadas, Estados Unidos bloquea comercialmente a Cuba, mientras Cuba permanece fiel a su continente histórico desde la Revolución del 1 de enero de 1959. Este acontecimiento marca una ineludible condición de solidaridad del continente hacia Cuba, porque mientras nuestras naciones aspiran y logran el comercio con Estados Unidos, otras naciones no pueden obtener ni siquiera la mínima expresión de libertad comercial.
    En las naciones reunidas, el movimiento dominante deja de ser político y pasa a ser financiero, situación nada nueva en la economía mundial, pero con una magnitud y peligrosidad nunca antes observada. La globalización muestra su lado oscuro con esta temida recesión internacional, más inmediata y más letal que cualquier otro incidente por la cantidad de personas afectadas.
    Iberoamérica a fin de cuentas no tiene más camino que su unidad continental, ante los bloques económicos de Asia, Europa y Norteamérica, unidades geopolíticas que marcan el rumbo de la globalización, paradójicamente muestran: el equilibrio y el desequilibrio, con las regiones no integradas, creando zonas centrales y periféricas, con las consecuencias conocidas históricamente.
    Con lecturas tan asimétricas en el continente, poco podemos hacer para encontrar puntos de acuerdos, pero al menos la lucha por la democracia es un esfuerzo constante de las naciones que aspiran a exigir libertad para los ciudadanos y una realización plena.
    En Iberoamérica hablamos diversos idiomas, pero a pesar de nombrar el mismo concepto las percepciones no son las mismas, no obstante algunas palabras encierran amplia aceptación: Solidaridad, Derechos Humanos, Soberanía, Libre determinación de las naciones, etc.
    Si el tema es la juventud, nada más dialéctico y fundacional. Es tiempo que la juventud prepare el camino del destino latinoamericano y perfile la senda bajo una nueva visión del mundo, en el mismo sitio donde nuestras generaciones implantaron: “amor y paz” “revolución” y “antiimperialismo”, con la misma valentía deberá continuar hacia la libertad en todas sus expresiones, hacia la democracia y la comprensión de los pueblos.
    El “amor y paz” no impidió a jóvenes idealistas norteamericanos cortar caña en Cuba, tampoco a jóvenes del continente iniciar alegres revoluciones contra las dictaduras a costa de sus vidas, el fruto de sus sueños es nuestra democracia y el antiimperialismo con su carácter bélico no impide bajo ningún concepto la fraternidad y amistad hacia el pueblo norteamericano. Y como dicen: “la fuente de la eterna juventud es búsqueda de la verdad”… ahí estaremos.








  • 1 3000 PREMIER HISTORICO

    3000 1 .pdf

    Caralvá

    El primer número de un gran esfuerzo, en realidad nunca pensamos llegaría tan lejos. Ahora asusta sumar años. Gabriel Otero, Javier Alas, André Cruchaga, David Escobar Galindo,... y la tropa literaria cantando: saludemos 3000 orgullosos de hijos suyos podernos llamar..

    Ese esfuerzo individual era colectivo o el colectivo éramos nosotros.. no era comunismo ni por asomo, era la expresión que en conjunto unía la más extraña comunidad de letras, en síntesis: Plural.

    Como dice Carlos Monsiváis: "Adonde yo soy tú somos nosotros".




















  • Latino Cultural Pre 3000

    25FEB008 Latino Cultural.pdf

    Caralvá


    Latino Cultural antecedente del Suplemento Cultural 3000





  • Pre 3000 Latino Cultural

    25FEB008 Latino Cultural pre3000.pdf

    Caralvá

    Génesis del Suplemento Cultural 3000, ahora parece material arqueológico. La guerra estaba entre nosotros, a pesar de ello contribuimos acompañando a la democracia.
    La socialdemocracia en esos momento era mi mejor bandera. Renunciar a un asilo político o escribir era cuestión de vida o muerte. Y si parece solemne no lo es... ahí queda la memoria.




  • “El dinero no es la vida…”

    DSC01686.JPG



    Caralvá

    La XVIII Cumbre Iberoamericana de naciones a realizarse en San Salvador los días del 29, 30 y 31 de octubre es un foro apropiado para proponer soluciones a la crisis financiera internacional, porque a fin de cuentas, en este barco capitalista navegamos la mayoría de las naciones de este continente.
    El pasado 23 de septiembre en las Naciones Unidas, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva afirmó: "Dado el carácter global de la crisis, las soluciones que vayan a ser adoptadas deberán ser también globales, tomadas en espacios multilaterales legítimos y confiables, sin imposiciones".
    Esta condición de múltiples actores y un solo problema, aplica para otras crisis en pleno desarrollo: la emigración, el cambio climático etc.
    La crisis financiera a fin de cuentas parece acelerar aspectos dramáticos de nuestra realidad latinoamericana, entre ellos el retorno de los emigrados a las naciones de origen provocado por el desempleo en Estados Unidos, anotando además los controles laborales y la criminalización de su estatus; esta acción de repatriación provocará serios problemas en las naciones receptoras, porque las oportunidades de trabajo son escasas, además algunos de estos personajes llegan con historiales delictivos, agregando que se tienen pocas alternativas para emplear a estas personas; no obstante en México se experimenta con un plan de integración económica para los repatriados y la mejor aplicación de sus conocimientos.
    La organización mundial del trabajo OIT, ha pedido tratar la crisis no solo en su aspecto financiero, sino considerar el aspecto humano, porque este efecto abarcará desde ahora hasta fines de 2009, donde aproximadamente 20 millones de personas, perderán sus empleos, así lo afirma Juan Somavia, director general de la OIT.
    Estos números y el panorama sombrío no debe llenarnos de pesimismo, quizás debe ser un desafío para proponer acciones posibles ante los mandatarios que se reunirán en San Salvador, puesto que la crisis financiera toca el corazón de las economías y el de nuestros bolsillos.
    Las propuestas para salir de este panorama son cruciales para los próximos años, la agricultura y su modernización no pueden esperar más.
    En todo caso, este fenómeno tiene elementos que implican no solo a los financieros que originaron esta errónea visión del valor, sino a la clase política junto a nuestras naciones, a fin de cuentas podemos ser desempleados pero conservaremos nuestros conocimientos, nuestros valores, el coraje para salir adelante, la fe en un mundo mejor.
    El dinero es un recurso, es la representación del valor del trabajo, no es la persona, es una imagen de uso y cambio, pero no es nuestra vida de uso y cambio, solo es eso, un papel moneda.
    De ahí el clamor para que las clases políticas continentales se unan a favor de los asalariados y defiendan los empleos por medio de un modelo de representación dineraria, que de ser necesario opte por un nuevo acuerdo monetario internacional en defensa de nuestras naciones. Un viejo bolero dice: “el dinero no es la vida, es tan solo vanidad”, tal vez ahora seamos más humilde ante las personas y no ante el dinero.
















  • Un paraguas para la crisis

    DSC01125.JPG


    Caralvá

    Uno puede pedir cualquier cosa a la nación, puede inventar peticiones sublimes para los desprotegidos. Uno puede vestirse de apóstol y proclamar cualquier reino posible, incluso afrontar el destino que encierra esa palabra, pero el acontecimiento internacional de la crisis que nos anuncian no puede ser tomado a la ligera por nadie, menos por nosotros, una pequeña nación con muchos problemas y entonces nuestras peticiones no se refieren a los “otros”, sino a nosotros.
    Estamos plagados de malas noticias, tan intoxicados como los títulos valores de la bolsa, que nadie desea comprar. En medio de la tempestad anuncian buenas noticias, debido a la baja del precio del petróleo la inflación será menor y por lo tanto el círculo del ascenso de precios de algunos productos disminuirá. Pero en el contexto de esta tormenta, el flujo del capital es el que deja de llegar hacia muchos puntos estratégicos, en este caso las inversiones, condición que provoca el despido de muchos trabajadores; vale mencionar que esta historia se refiere “nosotros”. De ahí la urgencia de un Acuerdo Nacional sobre el tema y la crisis económica en general, la cual debería tratarse con la misma seriedad que una catástrofe nacional y regional, porque este elemento en su dinámica mundial implica a las fuerzas productivas y la clase política, ésta última con decisiones estratégicas más allá de una administración gubernamental.
    “Hacer el bien” es la función estratégica de los políticos, es el momento de demostrarlo, actuando en el sentido de solidaridad con los trabajadores, defendiendo sus empleos, sus prestaciones. Al estilo mexicano: “endeudarse para generar riqueza, en tiempos de crisis”. Por un lado nadie desea ser desempleado de un día para otro, porque para cualquier trabajador esa condición es una tragedia familiar, menos en una nación con tan estrecho mercado laboral y con tantas deudas…que no solo los norteamericanos tienen, acá también existen tarjetas de crédito e hipotecas, ¿por qué no podemos adelantarnos a la tormenta que nos anuncian?. Aunque sea con un paraguas de solidaridad.
    En otros tiempos los llamados a los trabajadores fueron para el cambio democrático, fueron contra la dictadura y los regímenes militares, ahora deben ir en el sentido de la defensa de las fuentes de empleo, porque el elemento crucial es que los trabajadores abandonen la incertidumbre sobre su futuro laboral.
    Se habla de una nación con sus tiempos políticos, es tiempo de hablar de la nación en tiempos de crisis económica, donde el flujo de dinero también se reducirá, así disminuirá el margen de ganancia, el desarrollo empresarial, la inversión, la compra de equipos e infraestructura, el personal… etc.
    Nuestra nación por su condición vulnerable a las intemperies económicas, debería a pesar de la crisis impulsar una agenda política creíble y aceptable para todos, con acuerdos mínimos, porque la turbulencia financiera internacional no es de corta duración.
    Como en otros momentos cabe advertir: “La crisis económica nos llevará a la unidad nacional o hacia la fragmentación social” por la agudeza del desempleo y la paralización de sectores productivos. Nunca es tarde para un paraguas de solidaridad como regalo de la clase política ante la tormenta económica que nos acecha.




  • Santos poetas y Gabriel

    DSC01459.JPG



    Caralvá

    En el mezanine del Hotel Geneve de México aconteció una charla iniciada hace 20 años. Nada podía ser tan teatral y descriptivo como nuestra reunión en México.
    Por cierto re-unión tiene la connotación de otras acontecidas hace 2 décadas o más, esto sucede cuando el tiempo no cuenta.
    Si me hubiesen dicho que el Hotel Geneve sería otro punto de encuentro en mi futuro habría pensado que era un chiste y muy malo… pero por coincidencia vale mencionar, hace 20 años ese hotel fue otro punto de encuentro, de ahí partió una delegación socialdemócrata hacia El Salvador, cuando las débiles luces de la paz apenas eran del tamaño de luciérnagas en fuga, conste que ahí estaban presentes muchos amigos que ahora recordamos por siempre. Aquellos años de guerra interminable ni siquiera imaginaban en sus mejores escenarios, que un día todo sería un lejano recuerdo. En ese sitio Guillermo Ungo, Héctor Oquelí, Rubén Zamora, Bianca Jagger y muchos más, connotaban un terrible esfuerzo socialdemócrata por la paz cuando esa sola palabra significaba muerte, en El Salvador.
    Eran los años ochentas que significaron la activación política del MNR y MPSC que posteriormente se llamó Convergencia Democrática, porque en esos tiempos solo eran FDR.
    Esa era parte de mi memoria con una mezcla de fugaces fotografías del mismo sitio, con pequeños relatos de mis amigos y Bianca Jagger (Blanca Rosa Pérez Mora); por esas extrañas coincidencias Héctor Oquelí me delegó para recibirla en el Aeropuerto y ayudarle durante su estancia en México, recuerdo que llevé un rótulo con su nombre, porque no tenía ni idea como era, solo sabía que había sido la esposa de Mick Jagger, ese perfecto desconocido. Como quiera que fuese, nos encontramos y platicamos un par de tonterías, luego la acompañé a su suite, ahí platicamos sobre el proyecto de paz en Centroamérica y El Salvador, ella caminaba con pasos lentos, ese día almorzamos junto a un delegado canadiense, por cierto recorrimos Reforma en busca un sitio de pescados y mariscos, ella preguntó si no estaba lejos, pero al fin caminamos; ha sido lo más cerca que he estado del rock en su esencia mítica. En realidad disfrute de ese almuerzo, luego regresamos y quedamos de reunirnos por la noche, pero no fue posible debido a una cena oficial programada para toda la misión. La delegación partiría al día siguiente… ella continuaría por años su misión pacifista en Kosovo y Bosnia. Aquella noche junto a otros amigos fuimos a un sitio muy cerca de la Glorieta de Insurgentes a escuchar Hard Rock, los clásicos y al TRI.
    Pero 20 años después, todo había cambiado, casi parecía otro sitio, de no ser porque el restaurante aún tenía la visión ampliada y la entrada rocosa junto a la pequeña fuente….no lo habría reconocido. Aquél día 16 de septiembre, me encontré con Gabriel Otero, amigo con quién compartimos grandes proyectos y referencias de autores. La visita en todo caso a México tenía la esencia del relámpago, de manera que al llegar apenas me registré y regresé a entregar los libros que llevaba de encargo de Javier Alas y otros que le entregué de mi parte. Ahí estaban todas las recetas de la poesía impresa: Roque Dalton, Roberto Armijo, Poetas por El Salvador… entonces actuamos como personajes de viejos libros, bebimos la palabra y nos emborrachamos de citas.
    Homero Aridjis: El canto bajo la bruma/alumbra en su vuelo/un camino.
    Ariel Bautista: elogio del antisoneto; Miguel Angel Godínez: Es como empezar a escribir, para ya nunca parar de hacerlo. Así como lo oyes: nunca, nunca, nunca…
    Nicanor Parra: Durante medio siglo/ la poesía fue/el paraíso del tonto solemne./ Hasta que vine yo/ y me instalé con mi montaña rusa/Suban, si les parece/Claro que yo no respondo si bajan/echando sangre por la boca y narices…
    Debo jurar que estas citas son post-morten, a lo máximo que llegamos fue a los nombres, para no delatar nuestra ignorancia… pero en la misma forma del primer encuentro con Gabriel y René Rodas, al reunirnos pronunciamos citas y las más humildes palabras que a coro repetimos: “¡Que viva el Suplemento Cultural 3000!” un poco más y: “poesía o muerte”…
    Pero habían algunos nombres que no podíamos esquivar y con autoridad los pronunciamos: André Cruchaga, Jaime Sabines, Vicente Huidobro y Javier Alas, muchos más, David Escobar, Otoniel Guevara, Mario Noel, Julio Iraheta.. etc. al final eran parte de nuestro mosaico de palabras, además teníamos a la mano un arsenal de libros, el Colatino y el Suplemento 3000 (18 aniversario).. pero ya estábamos mareados de tanta poesía, con la leve ayuda de las “negras-modelos”.
    Javier estaba presente, a la inversa de nuestras reuniones en San Salvador, donde Gabriel era el representante de la anti-materia.
    Terminamos por lo sano, para no continuar el camino de Wall Street, porque ya parecíamos locos y repetíamos: “a los locos no les quedan bien los nombres” de Roque Dalton…
    Entonces recorrimos esas calles de la Zona Rosa, donde el nombre si delata el olor a mar y banderas expatriadas de muchos trajes rituales del mundo, con jóvenes tomados de la mano y disfrazados de noche sin anuncio alguno de carnaval. Nos despedimos para encontrarnos unos días después, no sucedió, por inesperados eventos comerciales. Ahora que lo pienso, es la segunda ocasión que me sucede en 20 años, al menos tengo la certeza que no ocurrirá una tercera ocasión…
    Tengo la conciencia tranquila y creo haber ganado un pequeño espacio en el cielo, después de mencionar a santos poetas con sus reliquias de amor, odio y su amarga métrica explosiva.